Mirada en ristre

Mi espacio para hablar de aquello que observamos a diario y nos asombra todavía

Candil de la calle, oscuridad de la casa

1 comentario


17775695-pollo-y-una-lampara-de-escritorio-de-dibujos-animadosEn mis casi 15 años ejerciendo el periodismo he tenido que enfrentarme a innumerables molinos. No han sido pocas las ocasiones donde  he combatido censuras inexplicables, reclamos inconsistentes y silencios informativos,  apelando siempre a enseñanzas que aprendí de Meñique. Ese pequeño personaje de la Edad de Oro que con astucia e inteligencia venció al enorme gigante.

No pocas veces me he transformado en Quijote para superar obstáculos…pero la paciencia tiene límites. Mi vaso se llenó con la última gota de irrespeto que sufrí en la más reciente experiencia reporteril. Fue un nocao profesional del cual no logro recuperarme.

Tres periodistas cienfuegueros, un camarógrafo y un fotógrafo nos alistamos desde bien temprano para cumplir una solicitud del partido provincial y la Región militar del territorio.

El escenario de nuestra labor era una apartada zona rural  de Aguada de Pasajeros, el protagonista de nuestra historia; un joven egresado del servicio militar activo, devenido agricultor gracias a las bondades del Decreto-Ley 300.

Cuando llegamos al lugar, a primera vista todo parecía estar coordinado para realizar nuestro trabajo. Nunca habíamos visto una comitiva de fuentes y directivos tan completa.

Tal es así que la felicidad en casa del pobre duró poco. Nosotros, los periodistas del patio, no éramos los visitantes  esperados. La bienvenida grandilocuente había sido preparada para un numeroso equipo de profesionales habaneros del canal educativo.

El saludo fue humillante:

“Ustedes no eran los que tenían que venir…Hace solo unas horas que nos enteramos de su participación…Deberían volver otro día …Para hacer su trabajo tienen que adaptarse al guión de los visitantes que son la prioridad.”

En fin nos sentimos extranjeros en nuestro propio patio. En escenarios donde infinidad de veces hemos descubierto historias y noticias que han sido publicadas en medios locales y nacionales.

Ante tal irrespeto traté de defender derechos. Pero la derrota profesional fue contundente. Era vergonzoso verme despreciada por paisanos  ante un colega habanero con quien hace años compartí aula en un diplomado internacional de periodismo.

Al final los mal mirados hicimos lo que pudimos, mientras los bienvenidos quedaron allí trabajando a sus anchas…recibiendo atenciones esmeradas.

En la despedida una risa irónica…esa que esconde el consuelo de vernos partir.

No sé si el resto de mis colegas podrán contar la verdadera historia del joven. Si es así los felicito. Yo en cambio no pude hacer más que este comentario. Mis musas quedaron huérfanas ante la malevolencia de  gigantes que encendieron un enorme candil a invitados…mientras los de casa permanecían a oscuras.

Anuncios

Autor: Damaris Leyva

Duermo despierta. Mis ojos se cierran pero las pupilas reúsan el sueño en busca de descubrir pequeñeces humanas que sorprenden y a veces hasta duelen por el solo hecho de la mirada ausente. Observo con agudeza nimiedades que se agigantan y preocupan a mi gente. Aguzo el sentido con clarividencia para acercarme a la verdad y a la justicia. Soy defensora de la victoria humana, pretendo con mis ideas atraer un ángel que frene dientes con necesidad de morder, gargantas con sed fatídica y puños coléricos. Disfruto mi insomnio porque los ojos se hacen más brillantes cuando se multiplican para bien de todos.

Un pensamiento en “Candil de la calle, oscuridad de la casa

  1. Por experiencia sabemos que lamentablemente en otras ocasiones se ha “dado crédito” al sabio refrán popular que da título a tu reclamo- “candil de la calle, oscuridad de la casa”. Ninguna razón, ni un solo argumento, ni siquiera la proverbial hospitalidad que distingue a los cubanos, son razones para esta ofensa a la ética profesional, esa humillación, me atrevo a decir. Desde los derechos que te asisten en tu Código de Etica, el de la UPEC y el de los Cuadros del estado y el Partido Cubano, debes exigir al menos una disculpa – pública en tu colectivo laboral- al maltrato al que junto a tu equipo, a otros colegas, fuiste sometida…aunque nada va a menguar este insulto a tu profesión, a ti y a tu propia tierra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s